logo
TRUCOS PARA SACARTE EL AGUA DEL OÍDO

En verano pocas cosas nos apetecen más que bañarnos ya sea en la piscina, en la playa o en un lago. El contacto con el agua nos permite refrescarnos, hacer deporte, divertirnos o simplemente relajarnos pero también nos puede provocar molestias y algún tipo de problema de salud.

Un ejemplo de ello es que nos entre y se nos quede algo de agua en el oído. Aunque en un principio pueda no molestarnos en exceso, sacar el agua de los oídos es fundamental para evitar problemas de audición e incluso infecciones.

Lo más desesperante de esta situación es lo difícil que se vuelve la tarea de sacar el agua del oído. Esta situación se convierte en una serie de piruetas y acrobacias para tratar de eliminar toda el agua residual; lamentablemente, muchas veces ni siquiera logramos los resultados deseados.

Por eso, queremos darte algunos consejos y trucos sobre cómo sacar el agua de los oídos sin dañarlos:

1.       Colocar la cabeza ladeada hacia abajo, de manera que el oído quede paralelo al suelo, y la palma de tu mano sobre este oído afectado; y presionar suavemente hacia dentro y hacia fuera, creando así un efecto de vacío; esto provocará un movimiento de bombeo y el agua terminará saliendo.

2.       Usar un secador de pelo, colocándolo a una distancia de unos 20cm con la potencia más baja y temperatura no demasiado alta para evitar quemarnos, moviendo el secador de adelante hacia atrás. Después de unos minutos tu oído quedará seco.

3.       Aplicar alcohol boricado en tu oído, déjalo actuar durante 5 minutos aproximadamente, manteniendo la cabeza inclinada. Después gira la cabeza para que el líquido salga. Este producto habrá absorbido el agua.

4.       Colocar la cabeza tumbada hacia un lado y realiza movimientos secos desde la nuca para que el agua se mueva y termine saliendo. Si ésta se encuentra muy profunda, prueba a saltar mientras estiras el lóbulo de la oreja hacia abajo.

5.       Aplicarte unas gotas en el oído de una mezcla de alcohol y vinagre a partes iguales. Deja que actúe un par de minutos voltea la cabeza para ayudar a que salga el agua.

Siempre puedes acudir a tu farmacia para que te proporcionen algunos de los productos que te pueden ayudar con este problema, tanto para sacar el agua como para prevenir que te entre (tapones, bandas…).

Sea cual sea el remedio o truco que utilices, es importante que saques el agua cuanto antes para evitar el dolor de oído y cualquier posible infección. Si te duele mucho el oído, te aconsejamos que acudas a un especialista.

Esperamos que estos consejos hayan servido de ayuda y que tus baños sólo te traigan diversión y descanso.